jueves, 28 de mayo de 2009

yo ti porto en el cuore...

Desde que entro en un aeropuerto ocurre. No se puede evitar. Parece como si al vivir casi siempre en un mismo lugar, uno consiguiera averiguar ciertos codigos secretos para evitar esos ataques de nostalgia y de anyoranza, y que funcionasemos con el piloto automatico sin ningun problema hasta... hasta que llegamos a uno de esos lugares. Da igual, un aeropuerto, una estacion de autobuses, de trenes, un cementerio, un tanatorio... Lugares donde es imposible evitarlo. Tolenadas y toneladas de flashes que te golpean enrabietados la vista: ella jugando con tu mano; ella dejando caer su cuerpo sobre ti, despues de agacharse a leer el pie de una fotografia en una exposicion callejera; ella echandote el humo a la cara; ella clavandote los ojos mientras tu le acaricias las piernas por debajo de la mesa y haces como que escuchas la conversacion de un tercero...

Inevitable. Estoy escribiendo desde un hotel de Pisa, en la toscana italiana. Si, el sitio ese donde hay una torre doblada. Si, la torre esa en la que todo el mundo tiene una foto en la que por medio de la ilusion optica, hace como si la agarrara. Si, yo tambien me he hecho la foto. Al fin y al cabo no soy mas que un tipo como cualquier otro que redunda en sus obsesiones, como cualquier otro. Y eso significa que si te traes un libro de Italo Calvino para ir leyendolo en los tiempos de relax, y el titulo del libro es "las ciudades invisibles" y todas las ciudades que describe el tipo tienen nombre de mujer, y todas las descripciones de esas ciudades mujer me recuerdan a ella... estoy en lo cierto, y solo soy un tipo comun abrumado por sus nostalgias y sus estados de animo.

Asi que lo reconozco, es cierto. Lo unico distinto de esta entrada es que la escribo desde Italia. Que para lo que vengo acostumbrando a este blog, no es poco.

Voy a crear un cliche a mi medida, consistente en entradas de blog hablando sobre ella, mientras escucho canciones de Bunbury y os pongo videos maravillosos como este para, por lo menos, asegurarme algo maravilloso dentro del julioclichè:

sábado, 9 de mayo de 2009

breve apunte

- tio, créeme, es maravillosa... es... como una muñeca de porcelana.

- Ya, pero las muñecas de porcelana no devuelven los besos...



Exacto. Eso lo explica todo