martes, 24 de agosto de 2010

Ave Fénix

He repetido mil veces que por mucho que me llegue a apasionar por cualquier disciplina artística, mujer bonita o cosa hermosa que me rodee... siempre hay un momento en que descubro que no hay nada en el mundo que se asemeje a la música.

Y eso no es excluyente, porque la música lo abarca todo, absolutamente todo.

Y uno a veces no sabe cómo se encuentra, qué palabras necesita, hacia donde se dirige... ni que canción puede darle la más mínima pista. Pero repito, siempre acaba revelándose ante ti el dia que menos te lo esperas.

Y entonces llega un tema como este que músicalmente te lo dice todo aunque no sepas inglés.
Que se carga de matices, o los subraya, con imágenes en blanco y negro, con un tipo cantando y tocando la guitarra que tiene el único aspecto y comportamiento que podría tener el autor de algo así.
Que además, alguién se ha ocupado de subtitular para que sepas exactamente de qué demonios están hablando... Y están hablando de ti. Te están hablando a ti.
Es tan evidente que incluso pasas por alto que en realidad la canción, en su carga más elemental, habla en realidad del juego, de los casinos, de la ludopatía y el hedonismo americano condenado a la ruina en una habitación de hotel... no sabes cómo pero... de algún modo comprendes que ni habla de eso, ni al hablar de eso... deja de hablar de ti en algún aspecto... (metafórico, imagino)

Y de nuevo... la imagen se esclarece, aumentan los píxeles del alma, y llegas a encontrarte casualidades tan enormes como que el nombre de la canción es el nombre de la mujer que tiene el mismo nombre que te ronda la cabeza.

Y es uno de esos momentos en los que... no, no es posible la casualidad.

No nos llevemos a engaños por el título. El Ave Fénix hace referencia al resurgimiento, a la superación de una etapa, o al menos a la sensación de estar vivo después de todo.

... pero todos sabemos que ese es precisamente el mismo tipo de ave que tiende a quemarse y reducirse a cenizas en cuanto la incertidumbre vital que nos gobierna nos lleva a ello.

lunes, 2 de agosto de 2010

frágiles furtivos


"Que se cumpla lo previsto. Que ellos den crédito y se rían de sus pasiones.
Lo que ellos llaman "pasiones" realmente no es una energía anímica, sino un roce entre el alma y el mundo exterior. Lo principal es que crean en sí mismos, y estén desamparados, como niños, porque la debilidad es grande... y la fuerza fútil.

Cuando el hombre nace, su cuerpo es débil y ligero. Cuando muere es fornido y duro. Cuando un árbol crece es tierno y mimbreño, pero cuando su tronco esta seco y rígido se está muriendo.
La dureza y la fuerza son satélites de la muerte.
La flexibilidad y la debilidad expresan la lozanía de la existencia.

... por eso, lo que se ha endurecido... no vence."


fragmento de "Stalker" de Andrei Tarkovsky