sábado, 6 de noviembre de 2010

Humor de actriz fea


Hoy la cosa es otra idea absurda a lo imitador barato de Miguel Noguera. Una de estas sitcoms, esas series de adolescentes o de amigos trentañeros que viven entre el pub de abajo y el salón gigante del piso de alguno de ellos... Pues hay un personaje en esa sucesión de ingenio gratuito, un personaje muy estúpido que solo esta ahí como apoyo moral para el resto de personajes. Solo le dan frases cuando hay alguien que está muy triste o muy jodido o muy preocupado y necesita un personaje ridículo y estúpido que le de ánimos. Es el típico personaje que el fan de la serie, de una manera muy discreta en su subconsciente, odia tanto que desea con ansia que en el próximo capítulo se descubra que tiene un cáncer (el tipico recurso facilón para darle cierto toque dramático a la serie). Uno de esos personajes para los cuales deseas la muerte.

La cuestión es que la actriz que lo interpreta... también lo odia. Pero ella, como está metida en el ajo, como estudió el método Stalisnavsky y cree firmemente en la interpretación de fusión con el personaje... a quien odia realmente es a los guionistas.

El Psicólogo de la actriz tiene bastante claro que la mujer empieza a tener un poco de síndrome obsesivo paranoico. Y la paranoica de la actriz cada vez que cruza un pasillo, o entra en una sala de las oficinas del plató, cree escuchar risas burlonas de los guionistas, de un coro de guionistas crueles que la llaman "apestada", que cuchichean y que le preparan novatadas continuas y bromas repugnantes a sus espaldas, mientras se descojonan planeando la próxima intervención patética que tendrá su personaje en la serie.

Para que os hagais una idea, la próxima frase que tiene que decir en el nuevo capítulo, surge de un encuentro casual con uno de los protas de la serie, que es médico y lo meten a juicio por una negligencia, tipo "eutanasia" ya que tienen que tocar temas polémicos que esten candentes en la actualidad, jugando a la ambiguedad de no querer posicionarse pero decantándose claramente por la condena conservadora y cristiana.
Sin venir a cuento, el personaje que interpreta la actriz, pongamos que se llame... "Olimpia", tiene que encontrarse en un sitio con el médico y le tiene que decir:
"no te preocupes, no se por qué pero estoy segura de que todo saldrá bien, hazme caso"

La típica gilipollez.

Si alguien te dice: "no te preocupes, no se por qué pero estoy segura que todo saldrá bien" estoy seguro de que tu te sentirías insultado por un momento. Pensarías que te están tomando por tonto. ¿como que no me preocupe? ¿tú no serás capulla, no Olimpia? ¿qué coño de nombre es ese?

Pues la idea de que la actriz, en un ataque infantil de rebeldía, sintiéndose libidinosa y salvaje y con niveles de adrenalina virgen por las nubes... decida dar un toque de humor en forma de venganza. Que después de la frase añada: "me lo ha dicho un guionista".

"no te preocupes, no se por qué pero estoy segura que todo saldrá bien, hazme caso... me lo ha dicho un guionista"

Humor de actriz del montón, fea y frustrada, si señor.