miércoles, 22 de diciembre de 2010

las cosas por su nombre


No me gusta hablar de política o de temas candentes en este blog. Ni siquiera en persona, en donde reconozco que me pierde la boca y hablo mucho más de lo que me gustaría. Pero hoy no me puedo ir a dormir sin vomitar unas cuantas cosas con respecto a la eterna polémica de la piratería, los derechos de autor y la recién rechaza propuesta de la ley Sinde.

Creo que en todo este asunto hay dos bandos enfrentados por culpa de una parte que se mantiene al margen y que es la verdaderamente interesada en que algunos sistemas caducos e injustos se mantengan tal como están. Y creo que eso se puede trasladar a otros muchos aspectos de la política.
Desde que el mundo es mundo, entre el artista y su público ha habido un lugar ocupado por una serie de especuladores, negociantes, sanguijuelas, farsantes y ladrones que son los intermediarios. Estos, que podrían representar a la industria cinematográfica, la musical, o a la empresarial en general, se han ocupado de construir un sistema en el que, paradójicamente, son ellos los imprescindibles y los que realmente ganan dinero con todo el asunto. Y para que eso siga así, han descubierto que lo ideal es que nosotros, el público, o nosotros, los artistas, nos peleemos y nos equivoquemos de enemigo. Así, mientras despistan la atención de lo verdaderamente importante, ellos podrán perpetuar eternamente la mentira innecesaria del intermediario.

¿Por qué pasa ahora, y no antes? Pues muy fácil. Quizás antes esa figura desmedida del agente intermediario tenía algún sentido y alguna justificación. El cine llegaba a las salas, y ellos nos lo traían. Al igual que la música o los libros. Pero la tecnología avanza inteligentemente, y nosotros evolucionamos, de forma que no solo nacemos cada vez con menos pelo en el cuerpo, debido a que ya tenemos otros métodos para refugiarnos del frío y la genética lo ha comprendido y se ha adaptado... sino que también tenemos una inercia comercial que nos lleva a eliminar a estos intermediarios. Hoy en dia no son necesarios. Tenemos internet, una red social inmediata creada bajo los principios hippies de los 60 y 70, el libre intercambio.

El problema está en que, a estas alturas, despues de tantos años metidos en el ajo, estos señores empresarios que viven del talento de los demás, del oportunismo y de inflar los precios y jugar con el consumidor... ya se han hecho dueños de lo que conocemos como la industria artística. Y como todo el modelo que han creado es absolutamente suyo, han conseguido, con las colaboraciones ignorantes de algunos artistillas imbéciles de renombre que suelen tener tratos y comisiones y contratos especiales (y voy a poner ejemplos: Miguel Bosé, Alejandro Sanz, Álex de la Iglesia, U2...) hacernos creer a todos que es el arte, ¡el mismísmo arte!, la creatividad y el contenido... lo que está en peligro, en lugar de su juego industrial y su mercado, cosa que... a mí no es que me la traiga floja, sino que además me alegra enormemente que se vaya a la puta mierda de una bendita vez.

Esto no es fácil, y no quiero parecer frívolo. Yo creo que el mercado tiene que cambiar por completo. Creo en un mercado en igualdad de condiciones, en el que no sean las compañías las que lancen los éxitos, las que conviertan a los autores en marcas comerciales, las que nos invadan con campañas publicitarias y hagan de nuestra sociedad una masa borrega, ignorante, adormecida, estúpida y sin ningún tipo de criterio.

Yo no creo que la gente sea tonta. Tampoco creo que sea lista. Es fácil de manipular, simplemente. Por lo tanto me gustaría un mercado en el que los artistas tuvieran igualdad de condiciones para crear sus obras y promocionarlas, y que fuera el público, una vez despojado de ese lastre de la industria actual lavacerebros... el que decidiera quien y quien no puede vivir de esto. Y eso, exactamente eso, es internet.

En ningún caso estoy a favor de que en lugar de nosotros sea un canon, una ley, o una propiedad "intelectual" la que regule el mercado y decida quien debe cobrar, y que precio tiene el arte.
No puedo entender ese término. La única propiedad que debe tener un artista sobre su obra es el reconocimiento de la creación de la misma. Un director de cine cobra una buena cantidad de pasta por hacer una película. A parte de ese sueldo, le llegan otras cantidades por derechos intelectuales, como el famoso canon que pagamos todo cristo por comprar un cd virgen, vayas o no a utilizarlo para copiar su película, o para guardar tus documentos personales. No solo son cánones, también porcentajes por venta en taquilla, porcentajes por venta de dvs´s y merchandaising, entrevistas, premieres... etc etc.
Aparte de ese dinero, ahora parece que los autores también quieren que cada vez que alguien vea ese trabajo que hizo una vez, alguien le de un cheque. Que la reproducción de lo hecho siga dando dinero.

Si un albañil hace una casa, cobra por hacer esa casa. Imaginemos ahora que el albañil pida una cantidad de dinero por cada vez que se use esa casa. Por cada vez que alguien la mire. Un derecho de propiedad intelectual. Que diez años después de haberla hecho, se enfade mucho con un grupo de turistas que la fotografíen y cuelguen las fotos en internet. Que pida que cada usuario que se ha descargado esa foto de la fachada que él ha construido... le pague. Creo además que habrían muchos padres que podrían pedirme derechos de autor por cada paja que me hago a la memoria de sus hijas.
Vamos hombre, por favor.

Soy consciente de que hacen falta demasiados cambios, no solo en la industria, sino en la mentalidad social actual, para que algo de lo que digo tenga sentido. Y que puede resultar incluso utópico. Pero que una cosa sea muy difícil o muy romántica o muy utópica... no me va a llevar a defender lo contrario. Muchos amigos mios han salido a la palestra defendiendo la ley Sinde argumentando que hay mucho listo lucrándose con los enlaces y la publicidad que les paga para aparecer en esas páginas que llaman "ilegales". Les importa una mierda la cantidad de dinero que gane un señor de la Sgae gestionando unos derechos de un artista que incluso es posible que no esté inscrito en la Sgae. No les preocupa que la ley de Sinde fuera anticonstitucional y el fondo, solo tratara de reirse de los jueces y burlar el poder judicial para asi poder cerrar las webs que anteriormente fueron denunciadas y que varios jueces, varias veces, con todas las leyes en la cabeza, dijeran que eran completamente legales. No parece importarles las formas ni el trasnfodo ni todo esto. Y lo que es peor, no parece preocuparles que al fin y al cabo, los derechos y las posibilidades de los artistas, de los que de verdad estamos aquí porque somos yonkis de la expresión poética y no sabemos vivir sin crear y no estamos dispuestos a doblar el espinazo ante la industria sino solo a intenar manifestar nuestra alma artísticamente... vamos a seguir estando totalmente desprotegidos ante los verdaderos ogros, los empresarios, la industria, el intermediario, el traficante de arte que hará lo que pueda para conseguir que en el futuro la palabra sea solo "entretenimiento".
La propiedad intelectual, los canons, las discográficas, las editoras, las productoras... en mi humilde opinion, sobran. Hacen un trabajo que ya podemos hacernos nosotros mismos. Cobran un sueldo por ello que nisiquiera cobrarìamos nosotros mismos.

No soy partidario de meterlos en la cárcel, básicamente, porque creo que han estado chupando del bote muchos más años de los que pasarían en prisión. Y si no hacemos las cosas bien, mejor no hacerlas.

Los derechos de propiedad intelectual son solo una excusa. Esos derechos no les servirá de nada a los artistas. No promoverá el arte. No saneará la cartelera, ni el panorama musical, ni el literario. No habrán mas ayudas para los jóvenes creadores, ni tendras más posibilidades, ni nada será mas justo cerrando páginas webs.
Lo único que puede pasar si la gente no va al cine, si la gente se descarga los contenidos sin pagar... es que los que vayan a la quiebra sean ellos, que los malos pierdan. Lo que se va a ir a la mierda, amigos mios, es este sistema asqueroso de gente que no pinta nada aqui hace ya un tiempo.

Y lo que es mejor... el arte sobrevivirá. Que digo! RENACERÁ! Porque por muchas editoriales, productoras o discográficas que se arruinen... cada día hay más músicos, más cineastas, más escritores, más artistas.

Quizá esos famosos que se echan las manos a la cabeza y que piden por favor que lo compremos todo y que "apostemos por el arte", no solo lo digan por sus favorables contratos y primas, sino porque quizá la democratización del arte conlleve la eliminación de estos personajes que dicen ser artistas. Me apetece mucho ver que pasará el dia en que Miguel Bosé no tenga una multinacional discográfica detrás dándole bombo. El dia en que Alejandro Sanz tenga que ganarse el caché que tiene. El dia en que el señor presidente de la academia, el señor Álex de la Iglesia, tenga que aprender a escribir un guion en condiciones para poder hacer una película, y evitemos así basuras como la balada triste de trompeta.

Propiedad intelectual. Siempre que lo leo noto que sobra una palabra y que se inventa otra. Hablar de derechos de los artistas cuando en realidad hablan de salvar el nivel de vida de unas sanguijuelas que no saben hacer otra cosa que vivir del talento de los demás.

Llamemos a las cosas por su nombre