martes, 15 de noviembre de 2011

Reivindicación de una hermosura

" Escucha en las noches como se rasga la seda
y cae sin ruído la taza de té al suelo
como una magia
tú que solo palabras dulces tienes para los muertos
y un manojo de flores llevas en la mano
para esperar a la muerte
que cae de su corcel, herida
por un caballero que la apresa con sus labios brillantes
y llora por las noches pensando que le amabas, 
y dice: Sal al jardín y contempla como caen las estrellas
y hablemos quedamente para que nadie nos escuche
ven, escúchame, hablemos de nuestros muebles
tengo una rosa tatuada en la mejilla
y un bastón con empuñadura en forma de pato
y dicen que llueve por nosotros y que la nieve es nuestra
y ahora que el poema expira
te digo como un niño: Ven,
he construido una diadema


(sal al jardín y verás como la noche nos envuelve). "

...del poema "A mi madre" de Leopoldo María Panero